Los padres suelen ser muy exigentes a la hora de elegir el colchón para su bebé. Desean lo mejor para este pequeño ser frágil que acaba de nacer y quieren un colchón de calidad para garantizarle un sueño mejor.

Pero curiosamente la elección de un buen colchón se hace más difícil cuando el niño cambia de cama y pasa a una cama de niño. La elección se reduce y la información escasea. ¿Quizá porque la mayoría de los fabricantes creen que después de 3 años los niños duermen bien por la noche y la calidad del colchón parece menos importante? ¡Es un error!

La elección de un colchón infantil es tan importante como el del bebé, ya que tu hijo lo usará de los 3 a los 15 años de media. Durante este periodo va a doblar su talla y su peso va a aumentar considerablemente, por lo que un colchón de calidad es esencial.

Colchón infantil

Elige un colchón infantil de una densidad y grosor suficiente

En efecto, un niño utiliza su cama de niño al menos hasta los 15 años y su peso puede aumentar mucho en la adolescencia, por lo que recomendamos un colchón de densidad entre 25 kg/m3 y 28 kg/m3.

En un colchón infantil el grosor correcto se sitúa entre 16 y 20 cm. Un grosor superior no aportaría ninguna comodidad adicional y el colchón podría superar la estructura de la cama. Por el contrario, por debajo de este grosor el colchón sería incómodo y se estropearía demasiado rápido.

Opta por colchones de niño compuestos de material transpirable

Ya sea para bebés, niños o adultos, la calidad del sueño siempre será mejor en un colchón de fibras naturales. En efecto, siempre es más sano dormir en un colchón natural que en derivados petroquímicos. Elegimos con mimo el material que compone nuestros colchones por sus virtudes naturalmente antibacterianas y antiácaros.
Por lo tanto, nuestros colchones infantiles cuentan con la garantía de no haber sido tratados con productos químicos y disponen del certificado Öeko-Tex.

Todos nuestros colchones son desenfundables y la funda se puede lavar a máquina para disfrutar día tras día de un sueño más sano (un lavado habitual del dril es mucho más eficaz y más natural que un tratamiento químico antiácaros).

Las virtudes de nuestros colchones infantiles de material natural:

El colchón Aloe Vera
Es el colchón infantil con la mejor relación calidad/precio. Su núcleo consta de espuma de poliuretano de densidad semirrígida, recomendado por los pediatras, y su dril consta de poliéster (que permite pasar la norma antincendios sin ningún tratamiento químico). El dril de este colchón está recubierto de Aloe Vera, una sustancia natural que lo hace especialmente interesante para las pieles frágiles. El aloe vera es una planta cuya savia posee virtudes calmantes y cicatrizantes totalmente naturales.

Aloe vera

Colchón ActiveClim
Este colchón permite regular la temperatura gracias a su funda de Tencel®. Su núcleo de espuma de poliuretano es semirrígida para disfrutar de un sueño ideal y cómodo. Su funda consta de un 60 % de Tencel®, un material proveniente de la pulpa del eucaliptus con virtudes naturalmente climatizantes. El Tencel® ayuda a regular la temperatura para un sueño ideal. Evacua perfectamente la humedad, lo que limita naturalmente la proliferación de las bacterias y los ácaros. Es un colchón con una funda de Tencel® que no requiere ningún tratamiento químico. El colchón Active Clim conviene especialmente a los niños que transpiran mucho durante el sueño.

El colchón Coco Látex
¡Es un colchón 100 % natural y EL colchón transpirable por excelencia! Su núcleo consta de una sucesión de capas de fibra de coco y látex (tipo milhojas), lo que garantiza una circulación perfecta del aire y un lado antialérgico y antibacteriano totalmente natural. La funda del colchón es de Tencel® para mejorar la regulación de la temperatura. Gracias al colchón coco látex infantil los niños transpiran mucho menos que en un colchón clásico y duermen mejor. Un colchón para bebé que cuenta con la garantía de no haber recibido tratamientos químicos.

Coco

El colchón Látex
Un colchón ideal para los adeptos al 100 % látex. Ofrece una comodidad y soporte únicos con su núcleo de látex perforado. 
El colchón Latex infantil es acogedor y blando y sujeta con firmeza para mantener bien la espalda. La estructura misma del látex hace que este colchón sea antiácaros y antibacteriano, sin necesidad de tratamientos químicos. El dril del colchón es de Tencel®, que garantiza el aspecto climatizante para limitar la transpiración tan frecuente en los niños y disminuir el número de despertares nocturnos.