Se llama mono al minisaco de dormir provisto de tirantes o mangas en el que el bebé pasará sus primeras noches. El mono de bebé es el único artículo que garantiza a tu bebé un sueño seguro y le permite poder liberarse con sus movimientos y moverse durante la noche sin descubrirse y coger frío nunca. El mono permite a los niños permanecer calientes sin riesgo de asfixia. Se utiliza desde el nacimiento y puede utilizarse hasta los 3 años del niño. Antes de cumplir un año, hay que evitar las almohadas, mantas, sábanas y edredones de cama. El bebé solo debe dormir en un mono, para poder respirar bien durante el sueño, sin riesgo de quedarse atrapado bajo una manta o una almohada.

Elige un mono adaptado al tamaño de tu bebé

Desde el nacimiento elige un modelo de 0 a 6 meses. Elige un mono de 70 cm. Para los bebés prematuros hay que elegir un mono de 60 cm como máximo para que el niño no se sienta perdido en un mono demasiado grande. Para un bebé de 6 a 12 meses, elige un mono de al menos 90 cm. Ciertos modelos se pueden ajustar en longitud para adaptarse al tamaño del niño. Estos modelos se pueden ajustar mediante un sistema de corchetes. Estos monos se pueden utilizar de 6 a 24 meses.

Adapta el mono a la temperatura de la habitación de tu bebé

Recordemos que el cuarto del bebé debe estar idealmente a una temperatura comprendida entre 18 °C y 19 °C. Comprueba a menudo que tu bebé no tenga demasiado calor, colocando la mano en su vientre, por ejemplo, pero también verificando que sus manitas estén frescas. Si sus manos están calientes, es que hace demasiado calor y hay que destaparlo, darle de beber o bajar la calefacción. Para elegir un mono adaptado en cuanto a calor, puedes seguir el índice TOG. Es un indicador que permite elegir el mono en función de la estación y de la temperatura del cuarto del bebé. Incluso en invierno, en una casa antigua o en un apartamento, la temperatura no es la misma. Cuanto más elevado es el índice TOG, más caliente se mantendrá el interior del mono. En un cuarto a 18-19°, con un body y un pijama de algodón, elige un mono de invierno con un índice TOG2. El índice TOG 0,5 está reservado a los monos de verano, cuando la temperatura es más bien alrededor de 22-24°.

Opta por los monos de algodón orgánico

El algodón orgánico posee numerosas cualidades para ayudar a los bebés a pasar buenas noches dulces y apacibles. Permite una buena circulación del aire entre las fibras y una buena evacuación de la humedad, lo que limita el exceso de transpiración tan frecuente en los bebés y a menudo responsable de numerosos despertares nocturnos. El algodón orgánico tiene un tacto muy suave, crece sin pesticidas ni abonos químicos y, por lo tanto, es ideal para las pieles sensibles y reactivas. Todos los monos Kadolis cuentan con la certificación Öeko-Tex.

Gigoteuse%20bleue_1.jpg

Ventajas de un mono de Tencel®

El Tencel® es una verdadera revolución de material transpirable. Se trata de una fibra procedente de la pulpa del eucalipto que ayuda a regular la temperatura de forma natural. El Tencel® permite evacuar de forma excelente la humedad y tiene un tacto cálido en invierno y fresco en verano. El Tencel® limita la proliferación de las bacterias y de los ácaros con una fibra que no requiere ningún tratamiento químico adicional. En un mono 100 % Tencel®, tu niño pasará noches sanas y serenas siempre con la temperatura adecuada: ¡el bebé transpira mucho menos y duerme mucho mejor! El Tencel® es tan suave como la seda y prácticamente no se arruga, ¡una ventaja para cuidar del bebé!

gigoteusehiver1-a-w.jpg

Al elegir un mono

- Elige un mono para bebé lavable a máquina.

- Evita la secadora, que estropea la guata.

- Comprueba que no contenga lazo o cordón largo, que puede ser peligroso, y también la solidez de los corchetes.

- Elige un mono con un cierre abajo que facilite el cambio durante la noche.