Nuestros materiales naturales

Kadolis crea sus colecciones a base de materiales nobles, honestos y naturales, para ofrecer un mejor descanso a bebés, niños e incluso adultos. Kadolis rechaza cualquier tipo de tratamiento químico supuestamente destinado a mejorar los productos y busca de forma honesta los materiales naturales que mejor se adaptan para ofrecerte un descanso mejor.

Látex

El látex circula por los vasos lactíferos de los árboles. Cuando un árbol resulta herido, el látex fluye para formar una barrera protectora.
Solo el látex del árbol del caucho sirve para producir el látex empleado en colchones y guantes.
La producción de látex se localiza principalmente en 3 países: Tailandia, Indonesia y Malasia. Nuestro látex procede únicamente de explotaciones con el certificado ISO14001.

El látex natural se fabrica a partir de la savia natural del árbol del caucho. El látex sintético es una mezcla de látex natural con un derivado del petróleo. 
En Francia, la denominación 100 % látex de origen natural necesita un porcentaje mínimo de 85 % de látex natural.
En los colchones Kadolis, el látex aporta una comodidad y un soporte óptimos. Evita los puntos de presión del cuerpo y ofrece un confort envolvente. Un colchón fabricado con látex es, de forma natural, más transpirable, antibacteriano y antiácaros y no necesita ningún tratamiento químico.

Fibra de coco

La fibra de coco es un material totalmente natural, producto de la transformación de la cáscara del coco. La recolección es manual.

La fibra de coco se utiliza en la fabricación de colchones por sus propiedades de circulación del aire, antihumedad, antiácaros y antibacterias. Nuestra fibra de coco se esteriliza con vapor y no recibe tratamientos químicos.

La fibra de coco es firme, densa y ultrarresistente, por lo que garantiza una buena longevidad del colchón. El coco permite transpirar menos mientras se duerme, y la buena circulación del aire entre las fibras permite una ventilación óptima que evacua la transpiración del cuerpo humano durante el sueño.

Algodón orgánico

El algodón orgánico se cultiva sin pesticidas, abonos químicos ni OGM. Se blanquea mediante un tratamiento a base de agua oxigenada (no a base de cloro). Los colorantes utilizados para teñir los tejidos se realizan sin metales pesados ni sustancias cancerígenas.

El algodón orgánico empleado para elaborar ropa de cama o prendas de vestir está en contacto permanente con la piel. Al elegir un algodón orgánico libre de pesticidas, disminuimos los riesgos de alergias y enrojecimiento de la piel, e incluso de migrañas y, probablemente, de algunos cánceres.

El algodón orgánico está especialmente indicado para bebés y niños pequeños.

Tencel

El Tencel es una fibra textil procedente de la madera de Eucalipto. El Eucalipto es un árbol de crecimiento muy rápido que no necesita riego artificial.

Durante todo el proceso de tratamiento de la fibra, no se despide ningún vapor tóxico. La fibra de Tencel obtenida no necesita blanqueamiento. El procedimiento de fabricación del Tencel ha recibido el Premio Europeo de Medio Ambiente. Además, el Tencel es totalmente biodegradable.
La fibra de Tencel es ultrasuave, por lo que es ideal para las pieles sensibles.

El Tencel posee virtudes naturalmente climatizantes; el tejido ofrece una sensación de frescor en verano y de calidez en invierno.

El Tencel es una fibra que evacua perfectamente la humedad. La superficie permanece seca y las bacterias se desarrollan 2000 veces menos que sobre los materiales sintéticos. El Tencel es naturalmente antiácaros y antibacteriano, sin necesidad de tratamientos químicos.

Empleado para los colchones Kadolis, el Tencel ofrece una temperatura ideal para un mejor descanso. El Tencel garantiza noches con menos transpiración, más saludables y sin productos químicos.

Aloe vera

Al aloe vera también se le conoce como sábila. Es una planta utilizada dese hace cientos de años para curar numerosos males.  
Hoy día, el aloe vera se utiliza en fitoterapia, dermatología y cosmética.

El aloe vera se cultiva en África, el Caribe y Asia.

El aloe vera está mayormente compuesto de agua y 150 elementos diferentes entre las 12 vitaminas, 18 aminoácidos y numerosos minerales y oligoelementos.

En dermatología, su uso externo alivia numerosas enfermedades de la piel, como el acné, el eccema, la psoriasis y la comezón. Permite aliviar las quemaduras, incluidas las solares, así como las picaduras de insectos. Asimismo, posee propiedades bactericidas, cicatrizantes y antinflamatorias.

En cosmetología, es reconocido por sus propiedades suavizantes, hidratantes y nutritivas. El aloe vera es ideal para las pieles sensibles.

Empleado en las fundas de nuestros colchones, el aloe vera aporta cualidades antibacterianas y antialérgicas, idóneas para ofrecerte un descanso de calidad, sin ninguna aplicación de productos químicos.

Kapok

El kapok es una fibra vegetal procedente de los frutos de los árboles de la familia de las bombacáceas.
La fibra de estos árboles se caracteriza por su impermeabilidad y su imputrescibilidad.
La producción del kapok viene principalmente de Indonesia, Tailandia y Camboya.

El kapok es apreciado para el relleno de almohadas Kadolis por su ligereza, elasticidad y capacidad de limitar la sensación de calor ofrecida por nuestras almohadas.

Asimismo, se utiliza para fabricar los zafu, los cojines de meditación zen japoneses.

El kapok es impermeable porque la capa superior de la fibra no absorbe la humedad, sino que la devuelve de inmediato al aire. El interior de la fibra permanece perfectamente seco, lo cual limita la proliferación de las bacterias y el moho.

El kapok es una fibra naturalmente antialérgica que permite repeler los ácaros y otros insectos sin necesidad de tratamientos químicos.